jueves, 23 de abril de 2009

Tra-pie-cismo


Ha sido ver colgadas este par de zapatillas del hilo telefónico y recordar aquella escena de la genial película 'Big Fish', de Tim Burton. El personaje encarnado por Ewan Mcgregor llegaba a un peculiar pueblo en el que todo parecía... demasiado perfecto. Tétricamente adorable. Amablemente espeluznante.

Había una niña que, en cuanto llegaba un forastero al pueblo, se las apañaba para quitarle sus zapatos en un momento de descuido para después colgarlos al igual que en esta foto. La diferencia con la imagen de arriba es que en la película aparecían montones de pares de zapatos. Esos zapatos fuera del alcance de su dueño simbolizaban que éste había venido para quedarse. Como si perder los zapatos implicara una especie de sedentarismo forzado.

Les dije que ese pueblo daba miedo. Por eso yo estoy de acuerdo con lo que hizo el protagonista.
Huyó sin sus zapatos.
Descalzo.

2 comentarios:

Lucía Martínez Odriozola dijo...

No sé. Escucha esto:
http://elblocdenotas.blogspot.com/2006/07/las-zapatillas.html

Amaiasan dijo...

-¡Glups!-
No había tenido en cuenta el factor ajuste de cuentas, supongo que muchas veces es más sencillo creer en las fábulas de Burton...
(Espero que lo que ví no tenga nada que ver con la aterradora foto del Bronx).