jueves, 30 de abril de 2009

Que no decaiga

"Precauciones todas,
alarma ninguna".


Me encanta la chispa de María Teresa Fernández de la Vega. De su boca salen eslóganes como éste, joyitas que lo mismo valen para prevenir embarazos no deseados que una pandemia.

En ocasiones me siento más inepta de lo normal, y es que aún no acabo de captar la intríngulis de esos enunciados que dicen: "No se preocupen, pero no salgan de casa". ¿Entonces eso significa que algún tipo de alarma-miedito habrá, no?

Eso sí, los amantes de lo políticamente correcto estaban tardando en tomar medidas al respecto. Creo que esta vez han sido mandamases de la ONU, que parece que han difundido en un comunicado urgente a los mass-media-oh-yeah que no se les ocurra llamar a esta gripe "porcina", que queda muy feo decir que estás infectado de eso, y más aún si es tu epitafio. Y además, ¿qué me dicen del colectivo de nuestros amigos los cerdos? Seguro que han puesto la peste, digo el grito, en el cielo, y con razón. Somos unos cochinos racistas y desalmados.

Sospecho que los de PETA están detrás de este cambio de nombre. ¡Uy! ¡Lo siento! Como buena periodista freelance que soy se me había olvidado decir lo más importante: que la gripe que nos hace quedarnos en casa -aunque tranquilos y sin miedo, no lo olviden-, se llama ahora gripe 'A'. A, de a secas. En la línea del plan E, de ZP.

Me gustaría hacer hincapié ahora acerca de la responsabilidad de los medios de comunicación en tanto en cuanto adquieren el perverso lenguaje de los portavoces del poder. Se nos da todo hecho y mascado, así nos han dicho las cosas, y así os las hemos contado. Así que ya saben: ¡Paren las rotativas! ¡Cambien "porcina" por "A"!

Con todo, lo único que he sacado en claro de todo esto es que los fabricantes del Tamiflú son ahora los nuevos ricos de este decadente mundo en crisis.

Pie de foto: Foto sustraida vilmente y sin compasión por su autor de aquí. Muchas gracias y disculpen las molestias.

miércoles, 29 de abril de 2009

Día lluvioso y zen


"Cada uno de los problemas que tenemos en nuestra vida es la semilla de la oportunidad de obtener un beneficio mayor"

Deepak Chopra, "Las siete leyes espirituales del éxito"


Amén.


Pie de Foto: Cuadro de una pintora que me entusiasma, Tarsila Do Amaral: "Pescador", 1925. Fotografía captada de aquí. Gracias.

jueves, 23 de abril de 2009

Tra-pie-cismo


Ha sido ver colgadas este par de zapatillas del hilo telefónico y recordar aquella escena de la genial película 'Big Fish', de Tim Burton. El personaje encarnado por Ewan Mcgregor llegaba a un peculiar pueblo en el que todo parecía... demasiado perfecto. Tétricamente adorable. Amablemente espeluznante.

Había una niña que, en cuanto llegaba un forastero al pueblo, se las apañaba para quitarle sus zapatos en un momento de descuido para después colgarlos al igual que en esta foto. La diferencia con la imagen de arriba es que en la película aparecían montones de pares de zapatos. Esos zapatos fuera del alcance de su dueño simbolizaban que éste había venido para quedarse. Como si perder los zapatos implicara una especie de sedentarismo forzado.

Les dije que ese pueblo daba miedo. Por eso yo estoy de acuerdo con lo que hizo el protagonista.
Huyó sin sus zapatos.
Descalzo.

viernes, 17 de abril de 2009

(Ca)fé con gotas de espiritualidad

video

"En cada situación hago lo que siento que debería hacer, sin ningún remordimiento sobre el pasado, sin ninguna queja por el presente, sin ninguna expectación por el futuro; y sin culpar o condenar a nadie por nada, ni a mí ni a ningún otro.

En realidad, lo que ocurre es que nada ha estado jamás bajo el control de nadie. Siempre se ha hecho todo de acuerdo al deseo de Dios o la Ley Cósmica.

Desde que soy consciente de que ningún ser humano es capaz de hacer nada, mi actitud hacia los demás no ha vuelto a ser jamás la de la sospecha, el miedo o la rivalidad. Así estoy siempre libre de pecado y de culpa de mí mismo, y soy libre de la carga que suponen el odio, la envidia o la malicia hacia los demás.

Ahí reside la felicidad suprema, la tranquilidad de espíritu... Sukha- Shanti. Por supuesto, los sentimientos se presentan como reacciones biológicas condicionadas por los genes, pero el ego no tiene nada que hacer respecto a ellas".

Ramesh S. Balsekar

martes, 14 de abril de 2009

Músicos ecologistas

Me atraganto al leer esto en El Correo:

"Los ecologistas de PETA han pedido al dúo pop Pet Shop Boys (Los chicos de la tienda de mascotas) que cambien su nombre por algo más amable con los animales, (...) como Rescue Shelter Boys, algo así como Los Chicos del Refugio de Acogida"
En fin, como miembro de Greenpeace, que conste que los animales me encantan -me agradan bastante más que muchas personas-, reciclo, no escupo en la calle ni tiro chicle, etc. Pero califico esta reclamación de los exhibicionistas de PETA como la tontería de la semana (la del mes se la lleva el nefasto 'Cavaliere'). ¿Qué se habrán fumado los de PETA? (juju, delicioso y facilón recurso estilístico, ¿verdad que sí?).

¿Matarán menos focas si los poperos de Pet Shop Boys cambian de nombre? ¿Dejarán los dueños cursis de vestir de Mayoral y Zara a sus caniches? ¿Recogerán los excrementos de sus mascotas de las calles?¿Se protegerá alguna especie en extinción? ¿Dejará de comercializarse la sopa de aleta de tiburón?.

Lo dudo mucho. De lo que sí estoy segura es de que si cambian de nombre -al parecer, han declinado la esperpéntica petición-, venderán menos discos, por no hablar de las entradas a sus conciertos. ¿Se lo imaginan? "¡Ey! ¡Tengo dos entradas para un concierto de Los Chicos Amigos Respetuosos de los Animales".

Me pregunto si a los Back Street Boys les han hecho también una propuesta similar, ya que su nombre puede ofender a los que efectivamente viven en la calle de atrás, además de las connotaciones que una mente calenturienta y perturbada puede sustraer de semejante nombre perverso.

En fin, una muestra más del absurdo de lo políticamente correcto llevado al extremo de la necedad humana, aunque realmente no se si debiera calificar esta patochada así.

No lo sé, francamente.

Reivindico más Händel -250 aniversario-, y menos patochadas PETA.
Pasen un buen día.


Pie de foto: Zafi, centrifugando.

El peaje de San Pedro

lunes, 13 de abril de 2009

Hacia rutas salvajes (Into the wild)



Película 100% recomendable, aunque aviso: dura más de dos horas. Pero son horas bien invertidas en reflexión. Creo que voy a leer el libro.
El filme, producido y dirigido por Sean Penn, está basado en el bestseller homónimo ('Into the wild') de Jon Krakauer. El libro narra la hazaña de Christopher McCandless, un joven que al terminar la carrera universitaria de rigor, se lanza al mundo él solito con sus 23 entusiastas años y sin dinero, sin tarjeta de crédito, sin identidad. La más absoluta -y aterradora-, libertad. Porque para él, "la vida es el camino".
La película ofrece paisajes maravillosos, historias humanas muy emotivas y las mejores reflexiones de Tolstói, London y el propio McCandless, quien se hace llamar durante su aventura 'Alexander Supertramp'.

Parafraseo del libro de Jon Krakauer vilmente sustraido a mi padre:

"Más que el amor, el dinero o la fama, deseo la verdad. Me senté a una mesa donde había manjares exquisitos y vino en abundancia, rodeado de comensales obsequiosos, pero carente de verdad y sinceridad. Me alejé de esa mesa inhóspita sintiendo todavía hambre. La hospitalidad era tan fría como el hielo".

- Henry David Thoreau,
'Walden o la vida en los bosques'-


[Pasaje subrayado en uno de los libros que acompañaron a Chris McCandless].

domingo, 12 de abril de 2009

viernes, 10 de abril de 2009

Días de penitencia e infamia

La mediocridad es un licor harto indigesto. Te despiertas al frío de la lluviosa madrugada y te preguntas a qué leches has venido a este mundo. Si a dar una vuelta y quejarte mientras llevas a cabo tan prescindible cometido o qué.
Vas al baño y te autoprometes por enésima vez que te harás una camiseta que ponga “Di NO a la comida basura”, y que la sudarás y sólo te la quitarás cuando la operación bikini ‘detox’ haya concluido.

¿Ven a lo que me refiero? Básicamente me mueven las banalidades, el resto, me da bastante pereza, me produce hastío. Retraso las decisiones, los pasos importantes, luego me lamento por ello, el estómago y el cerebro me dan punzadas de alarmante culpabilidad, luego espero a que la Luna llena asome entre los chubascos, un Poleo Menta y a dormir. Mañana te espera otro día. Quizás. Veremos qué hacer.

Creo que no es la primera vez que hablo del intrusismo de la sociedad civil en el periodismo. Y me temo que no será la última. Comprendo que es difícil hacer un diagnóstico más allá de las nociones que adquirimos vía House, y que a la hora de cuestionar temas de ingeniería, por ejemplo, somos bastante cautos y comedidos.

Sin embargo, en plena eclosión del “yo, periodista, y de prestigio”, todos son legítimos de cuestionar, menoscabar y mejorar el trabajo del periodista. Ya no sirve con ser el chivo expiatorio del mundo, ahora hay que desplazar a los pringados titulados de su puesto. Cámara de 100 euros en oferta del Media Markt en mano y ala, ¡a adentrarse en la noticia!

No sé el por qué de esta difamante y amenazadora introducción, la verdad, porque a mí, personalmente, todo esto del periodismo ciudadano me parece ‘debuti’. Lo que no soporto es que perfectos desconocidos con máster en ‘radio patio’ me asesoren.
Por ahí no paso. Consejos, los justos y necesarios de familiares y conocidos registrados. Gracias.
Comentarios morbosillos e insulsos, absténganse. De verdad. Por favor. Creo que me lo puedo ahorrar.

Parece que a este colectivo digamos, ‘intrépido’, le encanta preguntarte por tu vida profesional, en apariencia con la más inocente y bondadosa intención, para dar paso luego a una serie de consejos, exclamaciones y caras de sorpresa en mi opinión aberrantes y del todo desmotivadoras.
Creánme, no es vinagre todo lo que supuro. Sé distinguir –o al menos eso creo-, una preocupación real y bienintencionada por mi incierto futuro del puro cotilleo que mueve el más falso asesoramiento periodístico.

Sobre todo porque como soy apestosamente influenciable, estos comentarios y preguntas indiscretas, por descarados y descorazonadores que sean, siempre me hacen plantearme semejante cuestión incómoda y peliaguda: ¿Hasta qué punto puedo culpar a la crisis de mi infértil situación laboral? Es decir, ¿realmente estoy haciendo lo suficiente por encontrar trabajo? ¿O acaso he cogido postura en el sofá de la queja fácil y constante y me limito a ver las Lunas pasar?

Luego todo esto se me pasa, como las indigestiones de comida basura. Cuántas vidas habrá salvado un ‘poleo’ a tiempo. En fin.
Como decía, se me hace notoriamente insoportable cómo la vecina del quinto o el conocido del conocido del colega de ese desconocido mío me ‘asesoran’ sobre mi futuro (e irritante presente) profesional de una manera espontánea y temeraria:

  • - ¿Ya has terminado de estudiar? (Estoy segura de que pasarán eones y algún asesor periodístico-financiero despistado me preguntará lo mismo. ¡Que es Periodismo de corta y pega, Par Dieu!...)
  • - ¿Ya estás trabajando? (La incisiva en cuestión se hace más insoportable cuando al de una escasa semana te vuelven a hacer la misma pregunta y se sorprenden, haciendo una perfecta sobreactuación facial, de que aún no has encontrado un empleo. ¿Os suena la palabra crisis? O mejor aún: ¿Por qué no me preguntáis por el tiempo y/o os metéis en vuestros asuntos? ¡No soy ese sudoku que se os resiste! ¡Estoy a un paso de convocar una de esas esperpénticas ruedas de prensa en las que no se admiten preguntas).
  • - ¿Has pensado en hacer algún máster o algo? (Sí, claro que lo he pensado, gracias por recordármelo. He de admitir que esta es una de la preguntas que mejor tolero, después de todo).
  • - ¿Y no has ido a echar ningún curriculum? (¿Y qué chdbcnx te hace pensar que no he hecho algo tan obvio y elemental, mi querido Watson?).
  • - ¿Y no te han llamado de ningún sitio? (Misma expresión que en cuestión nº2. Por cierto, ¿no había otra manera más sutil de cuestionar mi talento sumergido?).
  • - Pues tendrás que moverte, ¿eh? (¿En serio me lo dices?).
  • - No es por desanimarte... pero la cosa está muy mal (Gracias por los ánimos y por tan valiosa percepción de la realidad. Francamente, yo no me había percatado).

Pero de entre todas las cuestiones, reflexiones, consejos, tesinas, ánimos y desánimos, la mejor vertiente de todos los cuestionarios posibles, es sin duda, este botón:

- ¿Qué habías estudiado?
- Periodismo (tono melancólico, semiavergonzado, rozando el gas lacrimógeno).
- ¡Ah! ¡A ver si te veo pronto en ‘Dónde estás corazón alioli’!

Rezo porque ese día llegue.

Voy a prepararme un ‘poleo’. Comienza la operación ‘detox’.

miércoles, 8 de abril de 2009

Abróchese a la vida/Apriétese el cinturón

La operación salida de Semana Santa comienza hoy a las 15.00h. Da igual el frente de frío, la crisis, la remodelación de amiguetes en el Gobierno de ZP. Con todo, estoy segura de que las gasolineras, cafeterías y centros comerciales de mi putrefacto pueblo estarán a rebosar estos días, excepto los días ‘santos’, durante los cuales comeremos torrijas y descansaremos en paz. Creo.

Hoy ha aparecido una nueva oferta-puesto fantasma en la bolsa de empleo virtual a la que estoy apuntada con ganas y sin fe. El nombre del puesto me ha hecho tanta gracia que me he inscrito sin dudarlo: “Redactor/a Junior”. O sea. Es mío.

Leo en la prensa que un saltimbanqui cuyos fraudes han prescrito y por lo que es afortunado de empezar una nueva vida honrada y desde cero, ofrece sus servicios a la sociedad como “buen comercial”. En fin, supongo que la transparencia y la sinceridad son virtudes a tener muy en cuenta.

Además, el ‘malo’ de Barack Obama nos ha robado un actor de la serie ‘House’, pero no para que le entretenga con sus dotes interpretativas o artísticas, sino para que trabaje en su Administración. El tipo recién contratado, que ganará menos que en su faceta de actor en la serie televisiva, dice que ha llegado el momento de “hacer algo más”. Es la hora de servir a la sociedad. Qué puñeta. Un beso para los administrativos que hoy rechinan por el intrusismo.

Y para colmo, el bufón impresentable de Berlusconi compara el desastre sísmico del centro de Italia con "ir de camping". Sin comentarios.

Hasta aquí puedo leer. El teleprompter no da más de sí.

¡Felices vacaciones, corazones!

martes, 7 de abril de 2009

Cruzando el charco: el correo mexicano

Querida Alondra,

¿Qué tal va todo socia? Estaba yo perdiendo neuronas minuto a minuto mientras veía el reality de los bailarines llorones -la fama cuesta, perder la dignidad es gratis y sumamente fácil-, y de repente me he acordado, sin saber muy bien por qué, de aquella tarde en una terraza de Madrid. Me refiero a la última vez que nos vimos -pero sé que no será efectivamente la última-, hacía mucho calor, a comienzos de julio si mal no recuerdo, café con hielo, cacahuetes salados y risas, muchas risas.

Recuerdo con especial cariño nuestra improvisada tertulia política. Todo comenzó con tu espontánea y crucial pregunta: ¿Qué es lo que hace el Rey de España?.
Un significativo silencio derivó en una sonora explosión de carcajadas de complicidad ante mi cara de circunstancia. A esa pregunta le siguieron otras muchas, aquello parecía un examen de historia mezclado con un espinoso test de actualidad del que dudaba salir airosa.

No es que pretenda 'ilustrarte' acerca de la historia de mi maltrecho y putiférico país, pero a través de mis extensas quejas quizá te diviertas y hasta te asomes un poco a la sociedad con la que conviviste durante un año, en Madrid, nuestro eterno y trasnochado Madrid. El km0 de nuestra amistad, sin retorno, sin ambages ni equipajes.
Turismo low cost. Sólo está permitido derrochar en el Starbucks, por una buena causa, se entiende.

Ahora nos enfrentamos a una nueva etapa de nuestras vidas. El sueño de la vida de estudiante está algo caducado, y es hora ya de enfrentarse al mundo real -¡glups!-.
No estás aquí conmigo para chillar, gritar y salir corriendo, pero a la vez sé que estás cerca y que tardarás muuuucho tiempo en alejarte de mi memoria, si es que alguna vez lo consigues.

Por eso te escribo esta carta, para invitarte a hacer de corresponsal en México D.F. Desde Monterrey, con mucho 'chili' y mucho amor. Quiero que me cuentes todo sobre los políticos, la policía, los frijoles, la música, las últimas tendencias, vuestras creencias y costumbres... Destápame todos los estereotipos, cuestiónalos, acaba con ellos... Cuéntame México desde tus curiosos ojos, de mientras que volvemos a reunirnos en algún punto del planeta.

¿Aceptas la invitación? Te lo advierto: donde yo vivo suceden cosas extraña y amargamente divertidas, no te arrepentirás. El entretenimiento está 100% asegurado.

Espero tus noticias. Cuídate mucho, socia.

Te quiere,

Amaiasan



Pie de foto: Lugar de Retiro, lugar de encuentro. Alondra (dcha.) y yo (izq., blanca y con cara de haber visto un fantasma). Composición de la foto: 'Herenen araua' llevado al extremo.