miércoles, 3 de noviembre de 2010

Briconsejo del día


Carlos Salas se ha hecho eco del nuevo fichaje de Antena 3, la vídeobloguera Isasaweis, cuyos prácticos consejos de belleza se han tornado en -imagino lucrativo-, contrato, esa utopía. Pues bien, recomienda el periodista que dejemos de enviar curriculums a diestro y siniestro -método 'paperboy' de escaso éxito, doy fe-, y que nos pongamos a darle al coco y a aportar soluciones a empresas, jefes y jefazos.

En resumen, Salas aconseja dejar de hacer cola y esperar a "ser elegidos" por el personal de Recursos Humanos. "Lucha, ¡cobarde!", es el lema inmortal, aplicable a todo tipo de crisis.

Tras esta revelación en forma de ameno post, mi lista primordial se remonta a dos objetivos fundamentales:

1.- Fomentar el 'networking' (tuitea, tuitea, ¡maldita!, tuentitea, tontea, facebookea, bloguea, agrega, invita, cuélate en la fiesta de las redes sociales a la que dices no estar invitada, sosa marginada) (reflexión sobre las redes sociales en forma de 'tweet': antes las personas ahora catalogadas como viejas trabajaban su agenda de contactos a base de intromisiones en fiestas y mucho deambular social. Ahora hacemos lo mismo desde casa, con un portátil (o similar) y un buen ancho de banda. ¿He excedido ya los 140 caracteres?).

2.- Desarrollar una buena idea -inédita y previo pago a la SGAE, por si las moscas-, y mostrársela orgullosa a todas esas empresas y empresillas por las que hasta el momento sólo he mendigado con mi mísero 'CV'.

Tomo nota.

Procesando...


Pie de foto: Puesta de sol en Gorliz Beach.

2 comentarios:

rubenige_cp dijo...

Jajaja!!!
Bueno, está claro que de tu lista primordial, la mejor opción es la
2ª, pero haztelo ver, que la 1ª está a la orden del día!!

Tuitea, tuitea!!!(entónese como el "Perrea perrea" del Chikilicuatre)

Amaiasan dijo...

¡Me dejas patidifusa! Justo se me acaba de encender -y de fundir-, la bombilla y tengo una idea -que seguramente sólo me entusiasme a mí-, para Twitter y acto seguido leo tu comentario "¡Tuitea, tuitea!". Inquietante, ¡uh! jejeje