domingo, 20 de septiembre de 2009

Naturistas descafeinados

Hoy tengo el día peleón y pelín polémico. Así que aviso de antemano que este post nace con flagrante ánimo de ofender y me hago responsable de lo que me pueda pasar, que no creo que me pase nada, pero bueno.

Estaba leyendo el periódico ya caducado en este domingo lluvioso y pestilente, cuando me he topado con una noticia que relataba la carrera de un puñado de nudistas o naturistas, cada cual que escoja su 'etiqueta' favorita, que habían "desafiado el viento y la lluvia". Qué valientes. Hay que tener pel... Qué valientes. Oigan.

Sin embargo, lo verdaderamente demoledor ha sido la imagen que acompaña esta curiosa crónica deportiva, la cual ha incendiado esa irascibilidad tan inflamable que tengo yo por sangre. Resulta que estos osados y desenfadados Adanes y Evas calzaban zapatillas de deporte. "¡Menuda estafa!", me he dicho a mí misma indignada, agitando el periódico cual persona de avanzada edad a la que le han arrebatado el asiento en el metro.

Vamos a ver. Si se trata de ser cachondos naturales y nudistas integrales, sean con todas sus consecuencias. ¿Dónde está la esencia, pues, de esta carrera? ¿En que cuelgue y rebote libremente lo que la naturaleza nos ha dado, pero, eso sí, con mis zapatillas último modelo con cámara de aire?

Vaya revolución de las pel... Vaya revolución tan descafeinada y pasada por agua (nunca mejor dicho). Perdónenme si me encuentran picajosa y radical en exceso, pero es que estos detalles tienen el devastador y curioso efecto de descontrolarme por completo. Fíjense qué extraño. Resulta que puedo esperar a que el semáforo se ponga en verde, esperar cívicamente si un peatón pasa por donde no tiene que pasar, pagar los impuestos (de momento a través de mis padres, dicho sea de paso), abonar mis multas con antelación para conseguir cheques descuentos para próximas infracciones, no molestar al prójimo aunque me esté pisando, mirar el futuro profesional y personal con paciencia y grandes dosis de destructiva resignación, seguir reciclando aunque los tipos del bar de al lado continuan sin saber que el contenedor verde es para el vidrio, ... (rellenen los puntos suspensivos con las miserias cotidianas que gusten).

Pero lo que no puedo soportar es ver a una panda de desnudos farsantes que van de súper naturales y ecologistas todos ellos calzados, seguramente, con las zapatillas fabricadas 'artesanalmente' por los explotados niños de la Conchinchina.

Qué despropósito. Tanto control antidopaje en el ciclismo y en todas las modalidades deportivas y luego mírenles, ahí les tienen. Con el cuerpo al aire y los pies sobre cámaras de aire. Y pelillos a la mar.

Qué falsedad la de esta sociedad.

Pie de foto: Imagen capturada con los pocos escrúpulos que me quedan de aquí. Cortesía de Borja Agudo, mil gracias. La foto no tiene precio.

8 comentarios:

Irakurtxo dijo...

¡Qué bueno!. Pues resulta que yo no me había fijado en las zapatillas, pero sí en los culitos blancos y eso que acaba de pasar el verano y se supone que la mayoría han estado en Vera o similares...

iñaki dijo...

Sostengo lo dicho por Irakurtxo. Muchos de esos y esas "nudistas" -¿nudistos? ja, ja- tienen de nudistas lo de yo de santo.

Y... "domingo lluvioso y pestilente"??
Uy, uy, uy... Relájate, Amayita, reláaaaajate
La lluvia también tiene su belleza, sobre todo si no te coje debajo, y un domingo es un buen día para hacer balance, o meditación. O para leer, o para escribir, o para ver una peli, o para dar un paseo melancólico, o para tomar un café con alguien especial, o...
salu2

Amaiasan dijo...

Pensándolo un poco, lo único malo de la lluvia es su grado de acidez, y lo desdeñable de los domingos es que después llega el lunes.

Saludos,

iñaki dijo...

Un lunes es un buen día para cambiarlo todo, miamol.

Amaiasan dijo...

Ja, ja, ja... ¡Cuando te pones en modo Bucay no hay quien pueda contigo!
;-)

Iñaki dijo...

Cierto, solo yo puedo conmigo.
Bueno... y una decena más de personas
je, je

Iñaki dijo...

Cierto, solo yo puedo conmigo.
Bueno... y una decena más de personas
je, je

Amaiasan dijo...

Bueno, pues definitivamente no me incluyo entre ese decena.

Ondo izan!