viernes, 9 de enero de 2009

Resurrección

Apenas había amanecido y tenía la convicción de que aquel era ya un domingo perdido. Ensimismada con sus pensamientos vagos y suicidas, alimentaba la agonía de los patitos que daban vueltas en el escaso metro cuadrado de estanque. Latas de Coca-cola y restos plásticos de comida basura a la 'orilla' le provocan una náusea. Precisamente, en ese instante, alguien llama a la puerta de su espalda.

- Perdona, pero estoy seguro de que en mi vida anterior tú y yo dimos mucho de qué hablar.

Vaya, eso no se lo esperaba. Momento 'Matrix' que irrumpe curiosamente en el guión prefabricado de su anodina vida. Los patos esperan expectantes una respuesta de la damisela. El Sol empieza a asomar entre las espesas nubes. Ella piensa: "No parece borracho ni drogado. Más bien parece alguien sacado de una peli romanticómica".

En cualquier caso, esa película aún no la había visto. Y de curiosidad también se sobrevive.

- Ah, ¿sí? La verdad es que tú te das un aire a Carlo Magno...

Se respiraba una complicidad que hasta asustaba. ¿Quién era aquel espontáneo? Unas extrañas corrientes de aire frío acompañaban la escena surrealista.

- Creo que en esta vida no nos hemos lucido conquistando el mundo...

2 comentarios:

Caesar dijo...

Pero cómo escribes, Txuskije!!. ¿No podías escribir ya algún relato o cuento corto?. Creo que ya estás madura.
Zatxo´s

iñaki dijo...

Quizá tenga razón Caesar.
¿Has probado a escribir? Quizá sí.
y... ¿has pensado en mandar estos relatos a algún concurso?

¡Ánimo!