sábado, 6 de septiembre de 2008

Día introspectivo


... O día 'de tirada', como queráis, aunque lo primero suena mucho más intelectual.

Hoy es uno de esos días en los que quisiera replicar a esa insolencia que no contesté, hoy quisiera rebobinar la cinta de esta historia y hacer un par de arreglos, editar con un poco de valentía unas escenas que me imagino pero que no me atrevo a realizar.

Poner una lavadora. Leer un libro. Aniquilar la celulitis, que aún creo estar a tiempo (¿o acaso soy una incauta víctima de la publicidad milagrosa?). Crear algo de la nada. Y que funcione.
Hacer que el viento sople a mi favor. Escribir un guión alucinante basado en hechos escrupulosamente reales. Vender muchos best-sellers y comprarme una isla.

Pero estoy aquí tirada, en la cama. Escuchando a Amaral, siempre tan oportuna: "No sé qué hacer con mi vidaaaaa".

Hoy quisiera ordenar la casa, la mente, el cuerpo. Verlo todo claro, y actuar. Coordinar mis fantasiosas utopías con la realidad. Quitar frenos, grilletes, fronteras, banderas... que se hunda el protocolo y que se estropeen los radares. Abajo los 'oteros' y arriba el Top Manta y las falsificaciones de Tuos, Lacusto y Carolino Herrero.

Hoy quisiera dejarme llevar por mi intuición femenina... y acertar. Quisiera no arrepentirme ni imaginar lo que pudo ser. Quisiera dejar de pensar que es posible y ver, comprobar, que efectivamente ese plan es viable; y por una sencilla razón: porque sólo tengo una vida que muchas veces regalo al caprichoso destino y a otras tonterías... y entonces dejo de controlar mis días. Sueño despierta y divago por las noches. Me aferro a entelequias y cierro los ojos, puertas y ventanas cuando esa ciencia-ficción amaga con ser real al menos parcialmente.

Creo que las ataduras no son más que síntoma de cobardía, no le veo otra explicación. Quizá un psicólogo de estos que tanto necesitamos para todo en esta narcotizada sociedad afinara más en el tema.

Pero nadie mejor que una misma se conduce, se retuerce... y se desdice.

Lo sé, cada día tiene menos sentido lo que escribo aquí... pero... ¿qué esperabáis de un día introspectivo?


Pie de foto: El mar puede ser la clave...

2 comentarios:

Saralegi dijo...

Creo entender el trasfondo de tu exquisito artículo. A día de hoy, me atrevería a decir que esa misma situación la estoy viviendo.

Hay mucho por hablar Santana Andreino! Por eso espero que nos veamos pronto en una de nuestras charletas, café y tabaco incluídos... jaja!

Es realmente un placer leer tus lineas, y descifrar el código que esconden tus palabras... pero como ya nos conocemos, creo que el código que utilizamos las dos es parecido.

Y dejo de divagar ya jaja!

Zelan por Antena 3? Espero que genial!! recuerdos para tu angelito de la guarda ;)

Lo dicho! nos vemos pronto! musus!

Amaiasan dijo...

Ahí le has dado en el trasfondo!! En tus últimas palabras... ahí está el maldito quid de la cuestión...

Zotx... menos mal que tú siempre estás acertadamente ahí, tan oportuna, como Amaral. Y Fito.

Qué haría sin vosotros!!!... Supongo que ya sería pasto de la farándula...

aisss... suspiros de becaria!